Ayer Belén y María cerraron womprende 2019 con un deber. Uno más que se suma a los muchos que nos pusieron cada una de las emprendedoras que subieron al escenario que, además de compartir con nosotras su conocimiento nos dieron las pilas y herramientas para ponernos manos a la obra.Y os preguntaréis, ¿cuál fue esa tarea? Nos dieron una semilla en un botecito y algodón y seguro que con estas pistas, muchas ya sabréis de qué va la cosa, ¿verdad?

Yo que iba en el metro con un montón de inquietudes y de ideas sonando en mi cabecita, agotada pero llena de energía, estuve pensando y releyendo las ideas apuntadas durante tantísimas horas de formación. Además, la huelga de metro y un viaje entretenido de Valencia-Museros dan para mucho. Y se me ocurrió la idea de escribir un post, uno acerca de lo vivido y aprendido en esta segunda edición que, como la primera, fue una pasada. 

Ser emprendedor▫️ no es fácil, hay momentos de mierda y momentos top. Pero ninguna vida es plana y fácil, ¿no? Porque si fuera así, de dónde sacaríamos el ímpetu, las ganas, la motivación y las ganas de superación, de crecimiento  y de cumplir nuestra misión. 

De eso se trata de encontrar y llevar a cabo nuestra misión

Porque sí, todos tenemos una, como ayer nos contaba Nuria Pérez. Y ésta, esta en nosotros y la encontraremos si somos curiosos. Los porqués no caen del cielo, ni crecen de las plantas, se buscan. Lo dice el dicho, quien busca, encuentra. Cuando encontremos nuestra misión al principio la llevaremos un poco entre algodones, como la semilla que tenemos que hacer crecer. Pero llegará un momento que empezará a crecer y para eso tendremos que haber enraizado bien. 

Lo primero es la búsqueda, donde no va haber un camino plano. Puede que te toque escalar montañas con picos muy altos pero que luego te ofrecerán unas vistas por las que habrá valido la pena luchar, puede que después de ese pico te toque bajar a una camino llano o puedo que ese camino tenga más restos para ti. Ser emprendedor es un camino, como otros muchos en la vida. Un trayecto, que  puedes vivir como quieras pero cuidado, que todos los caminos tienen sus lobos (miedos y problemas) al acecho. ¿Cuáles son los problemas de un emprendedor? Muchos,  pero hay uno en  especial, que siempre se olvida, y se recuerda cuando falla, nuestra salud. Ayer,  muchas de las emprendedoras que subieron al escenario nos avisaron, hay que apostar por tu proyecto, por lo que te diga el corazón pero sin perderse a una misma. Qué pedazo de lección. Y ¿cuáles son las cosas que le quitan la salud a nuestra plantita?- la sequía, los bichitos, el descuido de la tierra…y ¿ los emprendedores?

El dinero, la falta de organización, las prisas, el ya para ya, y otros factores que seguro se os ocurrirán mientras leéis estas líneas. 

Uno de los miedos, hablar de money. 

Cuanto cuesta hablar de dinero, cuantos miedos vienen de su mano. Que si soy demasiado caro, que si cómo le voy a cobrar eso, que si no soy tan profesional como para esos precios, que si ahora se me enciende el síndrome del impostor y se pone ON FIRE. Nos pasa a todas y sí es una mierda. Pero, ahí estaba Mer de Zubi Design que es pura magia, un puro conocimiento (momento fan total) y nos viene y nos habla del precio justo. De encontrar a tu público y de que no todo está en los dichosos euros. Hazte amiga de los números y ofrece tu valor añadido. Quizá no todo el mundo esté dispuesto a invertir en tus servicios pero tu tienes que tener el precio que te permita crecer, seguir formándote, mejorar tu herramientas de trabajo y a fin de cuentas ser de calidad. 

La falta de organización

Vamos como pollo sin cabeza, no llegamos a todo, que si queremos hacer esto y aquello, que si queremos más constancia en la redes. En nuestro viaje emprendedor, vamos apagando fuegos y construyendo puentes para seguir camino. Pero ojo, ¿que hay nuestro alrededor? ¿Nos hemos parado a observarlo y sobre todo a disfrutarlo? Aquí está el kit de la cuestión y es que necesitamos un puto plan (by Noe Gil). Y todas y cada una de las emprendedoras hablando en cierta medida de ello cuñado subieron a la palestra. Marina (@minabarrio) para nuestro feed de instagram, Susana (@susana_torralbo), para gestionar instagram, Mer (@mer_zubi) para llevar las cuentas, Nuria Pérez para gestionar nuestra misión… y podría seguir, pero así el año que viene, si hay Womprende ¡no te lo pierdes!

plandecomunicación

Me encantó que todas hablaran de tener un plan, porque esta es mi insistencia desde Living Icom, tener un plan de comunicación que nos de un poco de ese keep calm diario que necesitamos. Y no los digo yo, Charuca insistió mucho en ello, descansa diariamente y serás más productiva. Y no digo que hay que tenerlo todo establecido, un plan puede y debe dejar paso a la improvisación, debe ser reflejo de nuestra autenticidad, no lo entremezclemos.

La queja por bandera

Que si no crece mi comunidad de seguidores, que si no mira la competencia, que si esto, que si aquello que si…¡basta ya! Cada proyecto es único, tu proyecto estoy segura de que es único. Yo lo pienso de Living Icom. Es verdad que en el mercado hay otras oferta similares, pero mi proyecto es único, como el tuyo o el de tu amigo emprendedor. Porque esta formado por personas y cada una somos únicas. Así que deja de mirar tanto a tu alrededor y mírate a ti misma, yo lo voy a hacer. 

Ponte a trabajar y sobre todo sé auténtica, constante, y aprende a disfrutar del camino. Aplica, implícate y ejecuta, y los resultados vendrán, no vendrán de golpe, quizá tu comunidad no crezca (que menuda la obsesión), no seáis 10K pero y si 100 son suficientes. Me encantó escuchar esto de cada una de las ponentes, una idea que muchas veces me cuesta trabajar con mis clientes, y que ahora sé que debo seguir defendiendo. En este caso de los likes y seguidores… 

alt_vencerlosmiedos

Déjame que te cuente algo. Living Icom somos una comunidad pequeña y ya me encargo yo misma de que lo sea. Empecé hace muy poco con el proyecto, aunque mi cuenta en Instagram ya lleva tiempo en marcha. A día de hoy, somos un poquito más de 300, que se dice pronto, 300 contactos ya me parece una barbaridad, que no hubiera sido posible sin redes. Además, últimamente estoy conociendo y colaborando a personas súper enriquecedoras del sector y estoy aprendiendo tantísimo. Mi comunidad crece muy lentamente, pero sabéis que…¡no me paso el día en instagram, cuando lo hago le dedico mi tiempo, pero ni de broma estoy todo el día! El día lo utilizo para trabajar para mis clientes, que están entre esos trescientos por cierto, y en mis momentos de break es donde aparezco y uso esa ventanita que tanto me aporta. Somos trescientos y creciendo, pero tengo un sueldo que me permite, ofrecerte un contenido gratuito, seguir creando contenido, seguir formándome y mejorar la calidad de mis servicios. Ahora que… toda persona que tenga mil ganas de aprender y compartir conocimiento sobre el mundo de la comunicación es ¡súper welcome!

No me da la vida, el team y la tribu

Menudo camino os estoy pintando que hay que recorrer. Trabajar en tu misión en la vida es lo mejor y sí, aveces no es fácil pero otras es lo más. Logros, avances, satisfacción y crecimiento. Para todos esos momento, es genial estar acompañada. Para remar todos juntos en los momentos jodidos y para brindar por los objetivos cumplidos.

A mi personalmente me costaba y cuesta pedir ayuda, me sabe mal y me voy cargando peso y peso a la mochila del camino. Y qué pasa cuando llevas mucho peso…tu ya sabes la respuesta. 

Necesitas una tribu. De esta necesidad es precisamente como empezó Womprende, Belén y María, responsables de esta genialidad de evento, empezaron hablándonos de superación y de tribu. Una tribu que ellas han creado con este eventazo que continua durante todo el año con actividades más pequeñas, que tienen un podcast que es un pozo de sabiduría y que  cada cosa que hacen es un esfuerzo gigante que repercute tremendamente sobre todas nosotras.

Pero necesitas también a tu pequeña tribu diaria, y aquí es donde entra tu team. Me hizo mucha gracia la analogía que utilizó Charuca, porque precisamente también habló de plantas. Tener un jardín con jardineros suficientes para ofrecer un servicio top y no perder el norte. Además se rozó un poco el tema de la comunicación interna, y aquí mención especial a  Mer (Zubi) que compartió la gestión de equipo que hacen. Haciendo un pequeño inciso en esto, si crees tanto como Living Icom en la comunicación interna os recomiendo  seguirles, aunque estoy segura que ya lo hacéis y  escucharla todos sus podcast, especialmente los que tienen con Carlos Arévalo. ¡Os chiflará!

El tener que hacer de todo

Es lo que toca cuando emprendes, probablemente al principio cuentes con poco recursos y tengas que encadenar el botón de multitask. Y para ello, lo mejor es la formación. Estar conectada con las novedades, ver lo que otros profesionales pueden enseñarte, ir a eventos, invertir en formación. Esto es una de las principales cosas que te ayudará a crecer. Forma un poco parte del algoritmo (de lo que te también se hablo bastante) de ser emprendedor. En este caso de la formación tengo que hacer mención especial a la persona más crack del universo SEO, Elena. Madre mía, incluso con gripe es capaz de darnos los trucos más top del universo sobre cómo empezar con el fucking SEO de nuestro negocio.

Además Elena dijo algo que a mi personalmente me chifló, y creo que es lo que hace que la fomración sea un MUST. El conocimiento hará que no te tomen el pelo y eso, es el mejor consejo de toda la jornada, sin duda. 

Y bien… todo esto cómo lo podemos aplicar a la plantita que vamos a criar. Dejarme que os comparte un dibujito, que nada tiene que ver con la artista a que ilustró Womprende, @silviadeleonvisual pero que es total para entender todo el porqué del ejercicio. 

Tipsparaemprenderemprendimiento

La semilla esta sembrada y tú, ¿qué vas hacer?

Yo lo tengo claro, ¿quieres que te vaya contando?